(CNN) -- Europa tiene una larga y sangrienta historia de guerras, de fronteras brutalmente disputadas y naciones e imperios que labraron destructivos surcos lejos de casa. Pero una triste cosecha de dolor y pérdida después de la Segunda Guerra Mundial fue seguida por décadas de relativa paz y prosperidad, incluso durante una Guerra Fría.

Hoy esa paz está siendo severamente puesta a prueba por el presidente de Rusia, Vladimir Putin, mientras concentra tropas en la frontera de Ucrania y los diplomáticos están levantando la alarma en términos inequívocos. El embajador de Estados Unidos en la 57 nación, Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE), Michael Carpenter, advirtió este jueves que la seguridad europea se enfrenta a una "crisis", "el tambor de la guerra suena fuerte".

ANÁLISIS | Occidente tiene una rara oportunidad para poner a Putin en su lugar

Putin, cuya nación enterró a decenas de millones de personas en las guerras europeas, está desenterrando nuevas quejas sobre la paz posterior a la Guerra Mundial, específicamente el papel de la OTAN, la alianza defensiva transatlántica y el contrapunto al predecesor de Rusia, la Unión Soviética.

El verano pasado, en un documento de 20 páginas que citaba siglos de historia salpicada de sangre, Putin reclamó Ucrania, que en 1991 recuperó su independencia tras el colapso de la Unión Soviética, afirmando que "los rusos, ucranianos y bielorrusos son todos descendientes de la antigua Rus, que era el estado más grande de Europa".

Concluyó que "nuestros lazos espirituales, humanos y de civilización formados durante siglos tienen su origen en las mismas fuentes... la verdadera soberanía de Ucrania solo es posible en asociación con Rusia".

Como comandante del quinto ejército más grande del mundo, y apenas a la mitad de un gobierno esperado de casi cuatro décadas, Putin está preparando el escenario para reclamar su derecho al igual que lo hicieron sus antepasados, colocando fuerzas en la frontera de Ucrania a la espera de su mando.

Después de haber invadido Crimea en 2014, los temores de que las tropas rusas vuelvan a cruzar la frontera nunca han sido tan altos.

La última semana de conversaciones —bilateralmente con EE.UU. en Ginebra el lunes, con la OTAN en Bruselas el miércoles y que culminó en la OSCE en Viena el jueves— que pretendían aliviar las tensiones, parece haber logrado lo contrario y atrincheró a los emisarios de Putin en una retórica hostil.

El viceministro de Relaciones Exteriores de Rusia, Sergey Ryabkov, marcó la pauta el lunes exigiendo "garantías férreas, a prueba de agua, a prueba de balas, legalmente vinculantes, no promesas, no salvaguardias, garantías" de que la OTAN niegue a Ucrania y la membresía y retroceda a las líneas de 1997.

Dos días después, tras las conversaciones de la OTAN en Bruselas, otro ministro de Asuntos Exteriores, el diputado Alexander Grushko, amenazó con la fuerza si no consiguen lo que quieren. "Tenemos un conjunto de medidas técnico-militares legales que aplicaremos si sentimos una amenaza real a [nuestra] seguridad, y ya la sentimos”, dijo.

¿Tiene Rusia una falta de voluntad para reducir la tensión con Ucrania? 2:51

Este jueves, cuando las conversaciones llegaron a la OSCE, cuyo territorio circunnavega el hemisferio norte desde la tundra helada más oriental de Rusia hasta el extremo occidental helado de Alaska y donde tanto Rusia como Ucrania son miembros, se había formado un permafrost diplomático. El embajador de Rusia en la OSCE, Alexander Lukashevich, advirtió sobre "un momento de la verdad" con "consecuencias catastróficas" si se violan los "principios" de Rusia.

Este viernes en Moscú, el ministro de Relaciones Exteriores de Putin, Sergei Lavrov, advirtió que "Occidente se dejó llevar", y recurriendo a la ley popular rusa, insinuó que la diplomacia de Putin puede haber seguido su curso, diciendo: "Hemos estado sacando provecho lentamente, pero ahora es el momento de nosotros para remontar".

El mismo día, los ucranianos se despertaron con un ciberataque masivo que derribó los sitios web del gobierno. Rusia no ha asumido la responsabilidad, pero el principal diplomático europeo, Josep Borrell, dejó pocas dudas sobre quién cree que estuvo detrás del ataque y dijo: "Es difícil decir [quién está detrás]. No puedo culpar a nadie porque no tengo pruebas pero podemos imaginarlo".

Por diseño ruso o los resultados del estancamiento de la diplomacia, las conversaciones están sembrando consecuencias que van en aumento. Borrell prometió contrarrestar el ciberataque: "Vamos a movilizar todos nuestros recursos para ayudar a Ucrania a hacer frente a este ciberataque. Lamentablemente, sabíamos que podía ocurrir".

En EE.UU., el asesor de seguridad nacional del presidente Joe Biden, Jake Sullivan, sugirió este jueves que Putin podría haber renunciado a las conversaciones que no estaban programadas para los próximos días, y el viernes EE.UU. aumentó aún más las apuestas, acusando a Moscú de haber "preposicionado a un grupo de agentes" para ejecutar "una operación diseñada para parecer un ataque contra ellos o contra personas de habla rusa en Ucrania" para crear una razón para "una posible invasión", según el portavoz del Pentágono, John Kirby.

El Kremlin negó enérgicamente la acusación.

¿Qué pasará después?

Este viernes, el presidente ucraniano Volodymyr Zelensky invitó a Biden y Putin a mantener conversaciones tripartitas para discutir la situación de seguridad, según el medio de comunicación estatal ucraniano Ukrinform.

Lavrov ha declarado que cree que la OTAN debe dar el siguiente paso: "Estamos esperando respuestas de nuestros colegas, respuestas escritas, puestas en papel".

Desafíos Globales: El conflicto entre Rusia y Ucrania... y su alcance en Latinoamérica

Pero Jens Stoltenberg, secretario general de la OTAN, le dijo a CNN el miércoles que depende de Rusia responder al alcance diplomático de la OTAN sobre las conversaciones de control de armas y otros acuerdos militares recíprocos. "Estamos esperando la respuesta a nuestra propuesta de convocar una reunión que aborde una amplia gama de temas importantes para la seguridad europea", dijo.

El secretario de Estado de EE.UU., Antony Blinken, también indicó que EE.UU. está esperando al presidente ruso. "¿Va a elegir el camino de la diplomacia y el diálogo para resolver algunos de estos problemas? ¿O va a buscar la confrontación y la agresión?", preguntó el secretario el jueves.

La espera está despertando recuerdos incómodos para los europeos. El ministro de Relaciones Exteriores de Dinamarca, Jeppe Kofod, calificó las acciones de Putin como "totalmente inaceptables" y dijo que está "tratando de llevarnos de regreso a los días más fríos y oscuros de la Guerra Fría".

Pero con Putin aparentemente inflexible en que no dará marcha atrás, la sombra de la historia está presionando los hombros de los líderes de todo el continente que son cada vez más conscientes de que pueden tomar decisiones fatídicas en el futuro.

The-CNN-Wire

™ & © 2022 Cable News Network, Inc., a WarnerMedia Company. All rights reserved.

You must be logged in to react.
Click any reaction to login.
0
0
0
0
0

(0) comments

Welcome to the discussion.

Keep it Clean. Please avoid obscene, vulgar, lewd, racist or sexually-oriented language.
PLEASE TURN OFF YOUR CAPS LOCK.
Don't Threaten. Threats of harming another person will not be tolerated.
Be Truthful. Don't knowingly lie about anyone or anything.
Be Nice. No racism, sexism or any sort of -ism that is degrading to another person.
Be Proactive. Use the 'Report' link on each comment to let us know of abusive posts.
Share with Us. We'd love to hear eyewitness accounts, the history behind an article.