Nueva York (CNN Business) -- Vivimos en un mundo marcado por los carritos de compras. Estos artilugios omnipresentes y poco queridos son un elemento clave de la economía estadounidense. (Sí, de verdad).

El nacimiento de los carros de la compra a principios del siglo XX ayudó a inaugurar una era de consumo masivo y permitió a las tiendas de comestibles y a las marcas ampliar sus productos, sin que los clientes se preocuparan de cómo llevar las cosas a su coche.

Para atraer la atención de los compradores y estimular sus sentidos mientras empujaban los carros, las marcas empezaron a añadir personajes de dibujos animados en las cajas, envases brillantes y logotipos pegadizos con signos de exclamación.

Los carritos también estimularon el aumento de las compras por impulso, según Andrew Warnes, profesor de literatura estadounidense en la Universidad de Leeds (Inglaterra) y autor de "How the Shopping Cart Explains Global Consumerism".

"El carrito de compras es lo que permitió este rápido revoloteo de objeto en objeto", dijo Warnes en un correo electrónico. "Daba a la gente un receptáculo con ruedas en el que podía echar sus opciones y pasar a la siguiente".

El humilde carrito de la compra, un motor de la economía estadounidense.

Pero, al principio, los clientes desconfiaban de los carritos de compras, para sorpresa del responsable de convertirlos en un objeto de la vida cotidiana.

"Pensé que sería un éxito inmediato", dijo en una entrevista televisiva de 1977 Sylvan Goldman, propietario de una tienda de comestibles de Oklahoma, considerado el padre del carrito de compras moderno. "Estaba muy entusiasmado con el carrito".

El primer día que aparecieron en sus tiendas, Goldman esperaba largas colas de clientes esperando para utilizarlos. "Había gente comprando. Ni una sola persona usaba el carrito".

Las mujeres decían: “No, ya hemos empujado suficientes carritos de bebé, no vamos a empujar carros en las tiendas”, recordaba Goldman en una carta de 1972. Los hombres pensaban que los carritos les harían parecer débiles.

"Los clientes hombres decían: 'Con mis grandes brazos puedo llevar mis cestas, no voy a empujar una de esas cosas'", dijo.

La llegada de los supermercados

La adopción de los carros de compras llegó justo cuando los supermercados irrumpieron en Estados Unidos.

Antes de los supermercados, los compradores iban a su tienda de comestibles local y un dependiente les hacía los pedidos en el mostrador o los llamaban para que se los entregaran.

Pero los supermercados de autoservicio, desarrollados por primera vez por Piggly Wiggly en Memphis en 1916 y que permitían a los compradores elegir ellos mismos los artículos de las estanterías, empezaron a sustituir este modelo.

En las décadas siguientes, a medida que los estadounidenses empezaron a conducir, se abrieron supermercados más grandes con aparcamientos en los nuevos suburbios.

Cómo compraba la gente antes de que llegaran los carros.

Sin embargo, a pesar de que los compradores tenían coches con maletero y nuevos frigoríficos en casa para mantener los alimentos frescos durante más tiempo, seguían llevando cestas mientras recorrían las tiendas y era poco probable que se aprovisionaran.

"Se empieza con el autoservicio con una cesta. Pero en el momento en que la gente empieza a conducir coches, quiere comprar más de lo que lleva", dijo la historiadora Susan Strasser, autora de "Satisfaction Guaranteed: The Making of the American Mass Market".

Una cadena de tiendas de comestibles de Texas ofrecía carros a principios del siglo XX, pero no ganaron adeptos, en parte porque las cestas se consideraban aristocráticas.

"Había una especie de vergüenza en pedir a los clientes que empujaran los carros", dijo Warnes.

Una silla plegable con ruedas

Goldman, pionero de los supermercados en Oklahoma con Standard Food Markets y las tiendas Humpty Dumpty, vio que los clientes dejaban de comprar cuando su cesta estaba llena o era demasiado pesada.

Su primera solución fue indicar a los dependientes que ofrecieran una segunda cesta a los clientes y que retuvieran la llena en la caja.

Luego, en 1936, Goldman tuvo la idea de un carrito con ruedas. Con la ayuda de un manitas, fijó unas ruedas a una silla plegable y puso una cesta encima.

También creía que ofrecer a los compradores un carrito los llevaría a comprar más, aumentando las ventas de la empresa.

"Si hubiera alguna forma de dar a ese cliente dos cestas para que comprara y siguiera teniendo una mano libre para comprar, podríamos hacer mucho más negocio", recordó más tarde.

Goldman fundó la Folding Basket Carrier Co. (hoy llamada Unarco, propiedad en parte de Berkshire Hathaway) y puso un anuncio en un periódico local alertando a los clientes de su nuevo invento.

Sylvan Goldman, el fundador del carro de la compra moderno.

"¿Se imagina recorrer un amplio mercado de alimentación sin tener que llevar una engorrosa cesta de compras en el brazo?", decía el anuncio.

Pero al principio fueron pocos los compradores que aceptaron los carritos.

Para convencer a los clientes de que los utilizaran, Goldman contrató a personas para que recorrieran la tienda con carritos de la compra y los llenaran.

Los clientes empezaron a seguir el ejemplo de estas personas y pronto todas las tiendas de Goldman estaban equipadas con carritos. Pronto empezó a vender carritos a otros supermercados por US$ 6 o US$ 7.

Al principio, los gerentes de las tiendas eran reacios a comprar los carros porque les preocupaba que los niños los dañaran o tuvieran accidentes.

Goldman disipó estas preocupaciones haciendo películas promocionales que demostraban la forma correcta de utilizar los carritos. Unos años más tarde, introdujo un carrito con asiento para niños.

El mayor cambio en el carro llegó en 1946, cuando Orla Watson, de Kansas City, patentó el "carro telescópico", que permitía deslizarlos juntos en pilas horizontales para aliviar el dilema del almacenamiento.

Watson afirmó que cada uno de los nuevos carros requería solo una quinta parte del espacio que ocupaban los carros plegables de Goldman.

En respuesta, Goldman patentó una versión telescópica similar a la suya, el Nest Kart. "Se acabaron los problemas de aparcamiento de las cestas", rezaba un anuncio de los carros Nest de Goldman.

Goldman y Watson se enzarzaron en una pelea legal por la patente, pero llegaron a un acuerdo en el que Goldman ganó el derecho a licenciar la versión telescópica del carrito.

Salir de la tienda

El diseño básico del carrito no ha cambiado mucho desde entonces. En la década de 1960 se añadieron cinturones de seguridad a los asientos para niños, aunque eso no ha impedido que se produzcan miles de accidentes de carros de la compra con niños cada año.

"Es difícil mejorar el diseño", afirma Warnes. "El metal es duradero. El sistema de malla es transparente. El asiento para niños es una solución brillante para comprar con un niño pequeño. Es apilable, por lo que resulta muy fácil de transportar".

Tal vez el mayor desarrollo de los carros de la compra en las últimas décadas sea la forma en que terminan fuera de las tiendas.

Ciudades y pueblos han intentado reprimir los carros de la compra extraviados.

Los carros se encontraban a menudo abandonados en callejones, ríos y bosques, lo que llevó a los legisladores de todo el país a empezar a imponer regulaciones y multas a los negocios cuyos carros se alejaban de sus tiendas. Hay incluso un libro, "The Stray Shopping Carts of Eastern North America: A Guide to Field Identification", dedicado a los extraños lugares donde acaban los carros.

Aparecen como logotipos en sitios web de comercio electrónico y en obras de arte del artista callejero Banksy.

Los carros también se convirtieron en un símbolo de la miseria y la pobreza urbana, a menudo utilizados por personas sin hogar para almacenar y transportar sus pertenencias.

"Tiene un gran papel entre los pobres. Es el lugar de todas sus posesiones", afirma John Lienhard, profesor emérito de ingeniería mecánica e historia de la Universidad de Houston, que dedicó un episodio de su programa de radio pública "Los motores de nuestro ingenio" a los carros de la compra.

"Eso dice algo sobre el papel del carro de compras en nuestras vidas".

The-CNN-Wire

™ & © 2022 Cable News Network, Inc., a WarnerMedia Company. All rights reserved.

You must be logged in to react.
Click any reaction to login.
0
0
0
0
0

(0) comments

Welcome to the discussion.

Keep it Clean. Please avoid obscene, vulgar, lewd, racist or sexually-oriented language.
PLEASE TURN OFF YOUR CAPS LOCK.
Don't Threaten. Threats of harming another person will not be tolerated.
Be Truthful. Don't knowingly lie about anyone or anything.
Be Nice. No racism, sexism or any sort of -ism that is degrading to another person.
Be Proactive. Use the 'Report' link on each comment to let us know of abusive posts.
Share with Us. We'd love to hear eyewitness accounts, the history behind an article.